martes, 2 de abril de 2013

LA BANDA DE LOS EX-PRESIDENTES



La película se titula "LE LLAMABAN BODHI", y salían Keanu Reeves y Patrick Swayze, este último lideraba una banda de atracadores a la que llamaban "LA BANDA DE LOS EX-PRESIDENTES", porque todos lucían caretas de ex-presidentes de los EEUU en sus atracos. 

El porqué me ha venido a mí esto hoy a la cabeza aparte de porque estoy algo chalado, es por lo que pasaría si aquí en España hiciesen una película parecida. Yo creo que se podría hacer, pero con algunos matices..

De entrada, aquí no se llamarían EX-PRESIDENTES, con llamarles PRESIDENTES o "LOS PRESIS" (que suena como más argot de la calle) tendríamos lo mismo. En cuanto a las caretas, no haría falta, ya pondrían todos ellos su propio careto...Camps, Matas, Fabra, Feijoo, Barcina....

Aún así, habría que ver si el nombre les cuadraba, porque habrá quien proponga el nombre de "LOS IMPUTADOS", o "PRESUNTOS IMPUTADOS" si no quieres herir muchas sensibilidades con el filme o no te gusta el rock duro y prefieres oir siempre la música de los 40 principales.

El caso es que el guión de esta película, sería menos "glamuroso" que el de la versión americana. En la versión americana, todos los atracadores vestían traje para cometer sus atracos, pero su objetivo más que el dinero en sí, era vivir al límite y disfrutar del surf, entre otros hobbies. En la versión española, ni siquiera tendríamos este glamour..Se trataría de tipejos y tipejas que sólo quieren forrarse para llevar un reloj bien gordo que les tape la marca del gallato y de vacilar con el bemeuve delante de la puerta del  bar de su barrio.

Porque eso sí, aquí en España vacilarían. Porque somos un país donde el ostentar tontuna, golfería y riqueza nos encanta. Nos bajamos los pantalones delante de quien nos enseñe un fajo de billetes desde un coche lujoso y le perdonamos todo. Nos gusta. Lo hacemos presidente de La Falla, El Club de Fútbol, la Asociación de Moros y Cristianos o la Hermandad del Rocío. Así triunfan estos mangantes, a cara descubierta y con el beneplácito de sus amigos de comparsa, que esperan las migajas sin vergüenza alguna y con menos dignidad. Algún día también tendré un bemeuve, piensan.

En fin, que si al final en la película americana el policía siente cierta empatía con el atracador, y le deja libre, para que muera haciendo lo que le gusta aquí la empatía se convierte en simpatía y en cuatro días estas buenas gentes están de nuevo campando a sus anchas y riéndose de todo el mundo. Bienvenidos a España. Somos diferentes.


1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar